Historial

Recordar para Vivir surge a partir del primer espectáculo de Marina titulado Andrea.

Marina inventa el personaje Andrea, pero luego del estreno no puede seguir haciendo funciones debido a una gran depresión, y decide terminar. Mata al personaje con la última función, pero meses más tarde Andrea (el personaje) se le presenta a Marina en un sueño, y le dice que para soportar el dolor de su propia ausencia tiene que hacer una obra con ella misma como personaje.  A partir de ese momento Marina comienza a trabajar intentando hacer aquella obra que el personaje le pidió. Como un castigo la obra (Andrea) la obliga a recordar para vivir con la intensidad de la muerte. Y lo que “ya no existe” la obliga a recordar para seguir viviendo (muriendo).

La búsqueda de “la obra” como excusa para darle sentido a su existencia.

Bocetos:

Recordar 30 años para vivir 65 minutos. Tercer intento: Incendio Performatico. (Café Muller, C. C. Matienzo, El Excéntrico. 2014 – 2015).

Recordar 29 años para bailar 22 minutos. Segundo intento: No puedo bailar. (El Brío, Café Muller. 2014).

Recordar 28 años para vivir 50 minutos. Primer intento: El alter ego que salva. (Café Muller, Teatro del Perro. 2013).

Andrea.  Opera prima. (Sala Apacheta. 2012).